Recordar es vivir: Cassette Juego

Aw. Volví a mi infancia.

Recuerdo que solía jugar este Cassette Juego en casa de mi prima. Ambas éramos súper competitivas y cambiábamos las reglas del juego a conveniencia. Aunque, claro, creo que esta era una práctica común a esa edad.

En fin, uno giraba una palanquita y esto generaba el número de pasos que tenías que moverte. Las fichas eran chiquitísimas y tenían un imán que se pegaba a la superficie. Era el juego más tonto de la vida pero podía pasar ocho horas seguidas jugándolo. Oh, la infancia definitivamente era un buen lugar para vivir.

*Fotos cortesía de Cuando era chamo

Advertisements