La historia de un niño y un perro

Una historia hermosa protagonizada por los seres más puros y hermosos que tiene el universo. ¿La moraleja? Nuestros ojos deben -siempre- ver más allá de lo evidente. 🙂

 

Advertisements

Un perro demasiado fiel

Fotografías como ésta me rompen el corazón. Un perrito lleva dos días sentado al lado de la tumba de su dueña, quien lamentablemente falleció en uno de los derrumbes en la zona de Teresopolis, cerca de Río de Janeiro.

De pensar en el dolor que siente este animalito, se me agua el guarapo. Hoy prometo llegar a mi casa a apapuchar a mis canes. 😦

 

* Foto extraída de aquí

Iraq y sus muertos

This slideshow requires JavaScript.

Siempre he pensado que las guerras destruyen cualquier esperanza de evolución humana. Son actos egoístas proclamados en nombre de un colectivo que generalmente no tiene ni idea de lo que pasa.

Sebastián Errazuriz, un estadounidense de origen chileno, representó en una pared uno de los dramas de guerra que casi nadie toma en cuenta: los suicidios. Con brocha en mano y mucha indignación decidió hacer un conteo de muertes en Iraq. Los números son sorprendentes: 304 soldados se quitaron la vida en el 2009. La cifra resalta si se la compara con los 149 decesos en combate ese mismo año.

Sé que nuestro país supera en mucho esos datos. Sin embargo, imagino la desesperación que puede sentir un ser humano, atrapado en un escenario tan sombrío, y convertido en verdugo de hombres, mujeres y niños que ni siquiera han visto un arma en sus vidas.

Oh, la humanidad. 😦