Un poquito de perspectiva, por favor

Podría completar el thread diciendo: en Venezuela puedes manejar por 45 minutos y el tráfico te dejará llegar a la autopista. 😦

LmkKyiZ

Advertisements

¿No quieres trabajar? ¡Reúnete!

A ver…todos hemos pasado por esa incómoda etapa de la vida en la que tenemos que trabajar en equipo. Si ustedes, lectores, han formado parte de una empresa -más si es una de publicidad y medios- saben que no hay día que pase sin que te pidan una reunión. Que hay que sacar ideas, que tenemos que organizar a los integrantes, que hay que hacer estatus, que el cliente viene. ¿No tiene razón para reunirse? Pues no importa, reunirse para nada también es válido.

hold-a-meeting

La cuestión es que el tiempo en la oficina se hace corto y muchas veces terminamos llevando trabajo a la casa porque en estos hiatos no se define nada y las ideas/conclusiones siempre quedan en el aire.

Jason Fried dio una charla para TED hace algunos años y deja en evidencia lo inútiles que son las reuniones en el entorno laboral. Nos hemos enfocado demasiado en organizar nuestras tareas laborales y tratando de buscar más asertividad y productividad en lo que hacemos, pero esto nos ha convertido en seres ineficientes y desmotivados. Check it out!

¿Qué canción estás escuchando?

Hace algún tiempo me topé con un video en youtube en el que alguien se tomaba la molestia de preguntar a los transeúntes qué música escuchaban. La idea me pareció increíble porque, de una manera casi orgánica, se puede estudiar los hábitos y gustos musicales de los habitantes de una ciudad.

Nueva York, Berlín y Bydgoszcz son algunas de las ciudades que han compartido a través de estos peculiares videos las canciones que suenan en sus ipods. En pocos minutos, el espectador se inmiscuye en la vida de cientos de personas que danzan por las calles, apresurados, desprevenidos y hasta asustados. Desde Pink Floyd hasta One Direction; hay para todos los gustos.

Es inevitable fantasear con el hecho de que en nuestra caótica Caracas alguien emulara esta propuesta. La cuestión es que grabar un video así dejaría en evidencia el daño nefasto que han dejado algunos ritmos “urbanos” en nuestros conciudadanos. Y creo que ya pasamos bastante pena en el resto del mundo para venir a echarnos esa lavativa encima.

Por aquí comparto los tres videos. Ahora, la pregunta del millón de dólares: ¿qué canción estás escuchando ahorita? (Mi respuesta al final del post) 😉

 

[Video] Contracciones for dummies

Después de nueve meses, llega ese momento. Podría ser algunas semanas antes, pero digamos que todo salió de acuerdo a lo planificado. Estás haciendo cualquier cosa y ¡bam!, te llega un dolor que te anuncia lo inaplazable. Esto le sucede a diario a cientos de miles de mujeres. Pero si eres hombre, solo puedes ver el “milagro” de la vida de lejos. Sentadito en primera fila, si eres un padre responsable, pero no más.

Unos panas alemanes se tomaron la molestia de experimentar -más o menos- el dolor de las contracciones de parto. A través de generador de electricidad, una especialista recreó por dos horas el proceso de dar a luz. Luego de ver este video,  te aseguro que vas a querer muchísimo más a tu madre y a todas las mujeres del mundo.

Una sinfonía de desechos que suena a Bob Dylan

Nada más inspirador que ver cómo un mortal -como cualquiera de nosotros- se propone hacer algo extraordinario con objetos que consideramos en desuso u obsoletos.

Chris Cairns, junto a otros panas de is it good?, tomó un pocotón de impresoras, fotocopiadoras, faxes, scanners y modems para crear una sinfonía. ¿Cómo logró hacer algo tan increíble? Simple. Se valió del protocolo MIDI para controlar todos estos dispositivos que, si bien ya han pasado de moda, mantienen el mismo lenguaje.

El resultado es la reinterpretación del clásico “The Times They Are A-Changin” de Bob Dylan. Impresiona la precisión en cada uno de los sonidos que se generan por estos aparatos. Si los cuentan, se darán cuenta de que no son pocos.

Vale la pena acotar que el proyecto contó con el apoyo de Brother, una marca conocida de impresoras. Vean -y escuchen- esta maravilla: