¿Qué canción estás escuchando?

Hace algún tiempo me topé con un video en youtube en el que alguien se tomaba la molestia de preguntar a los transeúntes qué música escuchaban. La idea me pareció increíble porque, de una manera casi orgánica, se puede estudiar los hábitos y gustos musicales de los habitantes de una ciudad.

Nueva York, Berlín y Bydgoszcz son algunas de las ciudades que han compartido a través de estos peculiares videos las canciones que suenan en sus ipods. En pocos minutos, el espectador se inmiscuye en la vida de cientos de personas que danzan por las calles, apresurados, desprevenidos y hasta asustados. Desde Pink Floyd hasta One Direction; hay para todos los gustos.

Es inevitable fantasear con el hecho de que en nuestra caótica Caracas alguien emulara esta propuesta. La cuestión es que grabar un video así dejaría en evidencia el daño nefasto que han dejado algunos ritmos “urbanos” en nuestros conciudadanos. Y creo que ya pasamos bastante pena en el resto del mundo para venir a echarnos esa lavativa encima.

Por aquí comparto los tres videos. Ahora, la pregunta del millón de dólares: ¿qué canción estás escuchando ahorita? (Mi respuesta al final del post) 😉

 

Una aplicación que puede evitar un accidente de tránsito

Imagina lo siguiente: Es viernes en la noche, cobraste hace dos días y vas pendiente de una noche de copas, una noche loca como diría María Conchita. Conectas tu Iphone/Ipod al carro y pones una canción que enrumbaría hasta a Carlos Andrés Pérez.

Ahora imagina que vas a una velocidad superior al límite y que el track de se vuelve lento hasta llegar al punto de detenerse completamente.

Pues alguien en Bélgica tuvo esa ingeniosa idea. La aplicación se llama Slow Down y simplemente mide la velocidad de tu automóvil y la compara con la establecida en esa zona urbana. Si te pasas por algunas millas, la canción baja de tempo. Si es por más de diez millas, simplemente deja de sonar. Si disminuyes la velocidad, la música vuelve y tu sigues feliz. Así de simple.

Es una propuesta interesante y diferente. Me gusta.