La sal sanadora de Motoi Yamamoto

Transformar el dolor en un objeto de arte es algo difícil. Es superar nuestra propia humanidad para tratar de convertirnos en seres con un sólo propósito: crear algo que nunca muera.

Motoi Yamamoto, artista originario de Hiroshima, Japón, hace instalaciones de sal. Desde impresionantes patrones geométricos que parecen haber sido calcados a la perfección, hasta paisajismos abstractos que recuerdan a la bruma del mar en movimiento.

Inicialmente, Motoi realizaba pinturas tradicionales, pero cuando en 1994 su hermana murió a causa de un tumor cerebral, el desconsuelo lo hizo replantear su arte. La dualidad vida/muerte, de repente, despertó en él esa ansiedad por plasmar con sencillez y complejidad lo que representa vivir y morir.

En Japón se utiliza la sal para rituales de purificación y es considerada un elemento muy poderoso. Allí Yamamoto consiguió a su aliado perfecto. La sal sería su catalizador, su herramienta y su medio.

El trabajo sutil y  fino de este japonés nos recuerda que en la fragilidad está también la fortaleza. El video es realmente impresionante. Disfrútenlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s